¿Podemos seguir ignorándola?