Dos verdaderos clásicos de nuestra literatura